viernes, 10 de noviembre de 2017

Goya y Jovellanos: vidas cruzadas en la crisis del Antiguo Régimen en España



Las vidas de Goya y Jovellanos sintetizan el cambiante mundo que lleva del siglo XVIII al XIX, en el que acontece la crisis del Antiguo Régimen

Francisco de Goya y Lucientes, "Autorretrato", 1815. Autorretrato de Goya a la edad de 69 años. Con su pose inclinada hacia adelante, Goya, crea un contraste impactante entre la composición desequilibrada y la gran determinación de su mirada, que nos invita a compartir su visión de liberar a la humanidad de los "prejuicios habituales y prácticas erróneas que la costumbre, la ignorancia o el interés egoista han hecho habituales".
La época en la que vivió Goya se corresponde con el despotismo ilustrado de Carlos III y su proyecto de  reformas económicas (agraria y fiscal) y educativas para promover el bienestar general de la población española, oponiéndose a los intereses de la oligarquía feudal y la Inquisición;  la crisis del Antiguo Régimen durante el reinado de Carlos IV marcado por las repercusiones de la revolución francesa, de la época napoleónica y la decadencia y desprestigio de la monarquía española que culmina en los sucesos de 1808; la guerra de independencia  con su violencia y brutalidad, la división entre patriotas y españoles y entre liberales y absolutistas y el arranque de la revolución liberal con las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812; la restauración del absolutismo a partir de 1814 con Fernando VII y la represión de liberales y afrancesados a la que sobrevivió también Goya; las rebeliones liberales que consiguieron recuperar la lesgilación de Cádiz entre 1820 y 1823 y la vuelta al absolutismo que llevó a Goya al exilio en el que murió en 1828. Al menos supo del fin de la Inquisición en España aunque no pudo asistir al final del reinado del “rey felón” que dejó como herencia una nueva guerra civil en 1833, una guerra dinástica e ideológica que enfrentará a los absolutistas carlistas partidarios de sus hermano Carlos María Isidro y a los cristinos/isabelinos del ala más moderada del absolutismo y del liberalismo.

 "Alegoría de la Constitución de 1812", 1812-1814. El lenguaje alegórico empleado aquí, se parece al usado durante el período de la Revolución Americana. En el centro se encuentra una hermosa jóven iluminada, que representa la libertad de la nación Española. En su mano izquierda sostiene un pequeño libro de la Constitución de 1812. En su mano derecha sostiene un pequeño cetro. Un anciano barbado la sostiene firmemente del brazo (el Tiempo, con un reloj de arena), y la protege de las tinieblas con sus gigantescas alas. En el primer plano, se encuentra una mujer semidesnuda, que escribe en un fajo de papel. Representa la Historia, cuya tarea es revelar la verdad (en wikipedia está datada entre 1798-1800)
Como artista, empezó en el  tardobarroco y el rococó, predominantes en la primera etapa, hasta 1780 aproximadamente, pasó por la corriente academicista tomando como referencia el calsicimsomitaliano y el  idealismo clasicista de Mengs, verdadero guía artístico para académicos ilustrados y artistas inquietos, y el  neoclasicismo en el reinado de Carlos IV, hasta desembocar en un incipiente romanticismo e impresionismo  y en muchos sentidos precursor de las vanguardias
Un pintor y una obra compleja derivada de la fusión del genio de su personalidad  con la tumultuosa época en la que vivió. Su aceptación de  la razón ilustrada coexistió con su aproximación  creciente a lo caótico, oscuro e irracional. Algunos afirman la existencia de dos Goyas: uno  el pintor del Madrid optimista, popular y aristocrático de fin de siglo, pintor de la Corte, pintor público de obras de encargo, de tapices y retratos; otro el artísta crítico, satírico, instintivo  e imaginativo de los caprichos, los desastres de la Guerra y las pinturas negras  con las que desentraña su visión de la Esaña negra. Dos caras de una misma moneda.



Francisco de Goya y Lucientes nació en 1746. Era hijo de un artesano dorador que trabajó en Zaragoza, capital de Aragón. Estuvo en Italia  en su años de formación. Hizo trabajos de pintura mural religiosa en Zaragoza y desde 1775 se convirtió en pintor de la Corte en Madrid. Realizó entre 1775 y 1792  los cartones para la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara destinados a decorar los salones de la nobleza cortesana. Reflejó en sus obras el Madrid castizo, popular y aristocrático.
En los años 80 empezó a relacionarse con la alta sociedad madrileña en parte gracias a la amistad con Jovellanos. Goya, se dejó influir por las ideas ilustradas del asturiano, de Meléndez Valdés, Cean Bermúdez y Moratín. El espíritu de las luces” se apreciará tanto en obras de pintura como de grabado.En 1789 se convierte en pintor de cámara del nuevo rey  Carlos IV. Más interesado en la caza  que en el gobierno dejó las cuestiones de estado a su mujer María Luisa de Borbón y el gobierno a su favorito Manuel de Godoy desde 1792.

"La familia de Carlos IV", 1800. Goya demuestra en este lienzo, la ciencia que aprendió de los grandes maestros. De "Las Meninas" de Velázquez, usa el efecto del "espejo": todas las figuras, y especialmente la reina María Luisa, que está al centro geométrico de la composición (y de la monarquía), posan como si se admiraran a sí mismos en el espejo. Y como Velázquez hizo en su pintura, Goya también se incluyó, a la izquierda, en la parte oscura del lienzo. De "La ronda de noche" de Rembrandt, Goya se atreve a presentar la figura vestida de negro del rey Carlos IV en la parte frontal, sin respetar las leyes formales del "clasicismo". Los miembros de la realeza, estaban encantados con estas representaciones veraces. Cegados por su propia vanidad, sólo vieron el vestido resplandeciente de la reina, y el triunfo del decoro real. El pertenecer a la casta oligárquica les impidió la evidencia de la fealdad moral de su apariencia, o la sombra poderosa que avanza por la izquierda, que anuncia su destrucción. Por lo tanto, Goya, inmortaliza, en verdad, su insensata mortalidad.

 Manuel de Godoy", 1801. Godoy, el jóven guardaespaldas de la reina, fue promovido para tomar las riendas del reino. Godoy, que era conocido por sus aventuras sexuales, traicionó a los humanistas por órdenes de la Inquisición. En este retrato, hecho el mismo año que recibió el título de Generalísimo de los Ejércitos de Tierra y Mar, Goya sugiere donde yace su poder real, en las palabras de un biógrafo, "entre sus poderosos muslos, un bastón con mango nudoso se levanta." Goya, pone el trasero de un caballo, al lado de Godoy..
Mientras Goya  participará en la decoración de la basílica del Pilar de Zaragoza y de San Francisco el Grande. La enfermedad que sufrió en 1793 (saturnismo, envenenamiento por plomo, común en algunos pintores) le dejó sordo. Pero siguió retratando: Jovellanos, Moratín, la Duquesa de Alba...(en estos años pinto la mitad de sus retratos). De las obras de encargo escapa a las de afirmación personal y al blanco y negro. Inicia Los Caprichos, una serie de ochenta aguafuertes inspirados por el arte de la caricatura en auge en Inglaterra ( Gilmore, Hogarth…) en los que crera un mundo de fantasía y sátira social y política frente a al inmovilismo, el oscurantismo, la tiranía y la opresión religiosa al tiempo que desata una sensibilidad artística subjetiva y de libertad creativa inconcebible en su tiempo. Dicen que sus amigos le llamaron a la autocensura para evitar los conflictos. En 1799 se imprimieron en la embajada francesa y Goya puso  a la venta más de trescientas series de los “Caprichos: lenguaje universal, dibujados y grabados por Francisco de Goya”


Las viejas", 1808-1812. Esta pintura, da un giro adicional al Capricho 55, ya que el anciano barbado (el Tiempo, que vimos en "Alegoría de la Constitución de 1812"), está por barrer a las viejas oligarcas con su escoba. La reina María Luisa es identificada, por que lleva en su cabello el mismo broche de diamantes en forma de flecha que vemos en el retrato de la familia real.
 La guerra de independencia la pasó en España, mantuvo como otros su puesto de pintor de la Corte de José Bonaparte y se centró sobre todo en sus dibujos y grabados de la serie de Los desastres de la guerra. En ellos denuncia las  terribles consecuencias sociales de la guerra y los horrores, un reportaje de las atrocidades cometidas, sin héroes, con víctimas que son individuos de cualquier clase y condición. Una guerra brutal que es algo más que una guerra frente al francés invasor.  Una denuncia que trascendien la contingencia de  la contienda española, de un tiempo en el que comienza un primer intento de revolución liberal para poner fin alas estructuras socioeconómicas del Antiguo Régimen, de la Inquisición y del régimen feudal. Poco se sabe de la vida personal de Goya durante estos años. 

 En estos años pinta  El Coloso -tal vez  evocación del monstruo de la barbarie napoleónica- pero también el retrato de El Empecinado labriego convertido en guerrillero que acabó como mariscal de campo en 1814 y ejecutado por “el deseado· diez años más tarde
Juan Martin Diaz, Determined to - Francisco Goya
Juan Martín Díez, el Empecinado (1793-1825). Su figura fue tratada también en uno de los Episodios Nacionales de Galdós

“Goya, vos no merecéis sólo la muerte, pero la horca. Si os perdonamos, es porque os admiramos”. Fernando VII, 1814.
               Goya no perdió su cargo ni con José Bonaparte ni con Fernando VII. No se significó políticamente con la palabra, al menos públicamente si bien quedó clara su vinculación con los ilustrados afrancesados y muchos de sus amigos tomaron partido por José Bonaparte al que veían  más como una garantía de progreso. Como muchos españoles tuvo que conjugar la esperanza de que el monarca francés trajese a España el progreso y las reformas con la profunda herida en su orgullo ante el invasor. Goya pasó y sobrevivió por toda una serie de cambiantes situaciones políticas como refleja la historia del rótulo de su Alegoría de la Villa de Madrid de 1809 que hoy está en el Museo de Historia de Madrid

 En 1814 pinta dos grandes cuadros a propósito de los sucesos del levantamiento del dos de mayo de 1808, que sientan un precedente tanto estético como temático para el cuadro de historia, que no solo comenta sucesos próximos a la realidad que vive el artista, sino que alcanza un mensaje universal. La carga de los mamelucos y Los fusilamientos  del 3 de mayo o de la Montaña de Príncipe Pío.

La intención de estas obras  la manifiesta  el propio Goya:  "Siento ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa."
 Incómodo con la Restauración absolutista, se encierra en sus Pinturas  Negras: catorce obras murales que pinta Goya entre 1819 y 1823 con la técnica de óleo al secco sobre la superficie de revoco de la pared de la Quinta del Sordo. Fueron pintadas en la época del Trienio Liberal y del ajusticiamiento de Riego por parte de Fernando VII, dando lugar al exilio de los liberales y afrancesados supervivientes  entre los que se contó el propio pintor. La sátira de la religión —romerías, procesiones, la Inquisición— los enfrentamientos civiles —el Duelo a garrotazos, las tertulias y conspiraciones, la interpretación en clave política del Saturno (el Estado devorando a sus súbditos o ciudadanos) representan el mundo caduco del Antiguo Régimen concuerdan con la situación de inestabilidad que se produjo en España durante aquellos años.

  Saturno devorando a un hijo. Goya usa una metáfora poderosa para presentar una "idea pesada". Saturno es el nombre romano del titán griego Cronos (el tiempo). El artista muestra el egoismo del "antiguo régimen", una generación tan preocupada consigo misma, que prefiere devorar su descendencia antes de verse privada de sus privilegios y comodida
 Duelo a garrotazos  prefigura la lucha entre las Dos Españas que se prolonga en el siglo XIX entre progresistas y moderados, y en general en las posturas antagónicas que desembocaron en la Guerra Civil Española.


 Goya se va al exilio en 1824. Tenía entoces 78 años. Una litografía muestra el dibujo de un anciano que camina con la ayuda de dos bastones, con la siguiente leyenda: “Aún aprendo”. La lechera de Burdeos adelanta el impresionismo y hay quie la mira como la añoranza de Goya por la vida juvenil y plena, del mijos modoe que los versos de Antonio Machado, también exiliándose de otra represión, recordaba  «estos días azules y este sol de la infancia». Muere en 1828 y desde 1919 sus restos descansan en la ermita de san Antonio de la Florida. 
 Resultado de imagen de Aun aprendo


  Goya y Jovellanos

  «Eran personalidades complementarias, lo que no tenía el uno lo tenía el otro. Jovellanos era un hombre muy pensativo, muy melancólico, un ilustrado; y por otro lado, Goya era muy vitalista, un hombre al que le gustaba la fiesta, la tauromaquia». Participan de las mismas ideas, son masones, ambos militan en academias, están juntos en la Corte y no están de acuerdo con el absolutismo, son gente ilustrada, unos iluminados cuando está ya muy avanzado el siglo XVIII» Goya y Jovellanos se conocen en Madrid. Entre 1795 y 1811, a pesar de las dificultades, se hiceron grandes amigos
 Arturo Azuela (México DF, 1938) 
Goya hizo dos retratos de Jovellanos:
En 1798, Goya es el pintor de la Corte y como tal hace el primer  retrato de Jovellanos (en el Museo del Prado). al poco tiempo de ser nombrado  ministro de Gracia y Justicia. Firma  en la carta que lleva en la mano. Tras el ministro sentado y melancólico, aparece Minerva diosa de la sabiduría y protectora de las artes que se apoya en el escudo del Real Instituto Asturiano de Náutica y Mineralogía, cuyo promotor y fundador fue el propio Jovellanos. Para muchos, culmina “el retrato intelectual goyesco, simbólico y amistoso, digno y elegante, refinado y sincero” del ilustrado que tanto influyó en su forma de ver el mundo.


 El segundo  retrato  es el de Jovellanos en el arenal de San Lorenzo y  ha sido recientemente noticia por aparecer, tras haber sido escaneado, un retrato de una joven en la capa inferior.  Los estudiosos de Goya dicen que eso es habitual en su obra, reciclaba retratos antiguos para tardar menos  en realizar los retratos de sus amigos, que sólo posaban para él durante una única sesión. Ambos personajes están en la misma postura, algo justificado por esa búsqueda de economía en el tiempo.

Retrato de  Gaspar Melchor de Jovellanos, 1783. Museo de Bellas Artes de Asturias

 A tenor de sus dos nombres de pila –Gaspar y Melchor– alguno se dirá, incluso medio en broma, que falta Baltasar. Pues ni medio en broma, porque efectivamente se llamaba Baltasar Melchor Gaspar María Jove Llanos y Ramírez. Sus devotos padres, de linaje ilustre pero sin excesiva fortuna, así lo decidieron. Querían que el bebé los llevara, en honor a los Reyes Magos, ya que había nacido en 5 de enero. De 1744. Y, por supuesto, a la retahíla de nombres se unía el de la madre de Jesús. Ese ambiente religioso resultó fundamental a la hora de comprender el discurrir por los primeros años de vida del joven, el décimo de doce hermanos. A las niñas las destinaron para el matrimonio desde muy jóvenes, mientras que a los niños les esperó una larga formación escolar. En su caso, con solo 13 años, se fue a vivir a Oviedo de la mano del obispo Manrique de Lara. Su precoz objetivo era estudiar Filosofía, una rama del saber vinculada a la Ilustración desde que arrancara en aquel tiempo para dar luz después de siglos de tinieblas en los que la razón estuvo siempre supeditada al designio divino.
Fuente: historiavieja
"Nadie mejor que Jovellanos para poner rostro al movimiento de la Ilustración"
 Nació en Gijón, en 1744. Este poeta, economista y estadista, inspirado por Campomanes, se convirtió en la figura más importante y noble de los “ilustrados”. Estudió en Oviedo, Ávila y Alcalá de Henares. Se doctoró en cánones (1761) y entró en la Administración. En 1767 fue a Sevilla con el cargo de alcalde del crimen (letrado que integraba determinadas salas de algunas Audiencias y Chancillerías). En 1778 se traslada a Madrid. En 1782 formó parte de la comisión que puso en marcha el Banco de San Carlos. Fue miembro de la junta de comercio de la Sociedad Económica Matritense y, desde diciembre de 1784, su director. Redacta diversos estudios sobre la economía de España, entre los que tiene singular valor el Informe sobre la Ley Agraria, en la que aboga por la liberalización del suelo, recogiendo el pensamiento liberal, norma sobre la que el Consejo de Castilla había volcado sus esperanzas para reformar y modernizar la agricultura peninsular. Fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando(1780) y de la Real Academia Española (1781). En 1787 presentó el drama “El delincuente honrado”. Con el  inicio de la Revolución francesa paralizó con Carlos IV las ideas ilustradas y apartó de la vida pública a la mayoría de los pensadores avanzados.
Probó la poesía con las epístolas “Jovino a sus amigos de Salamanca”, de tono moralizante y neoclásico, y “A sus amigos de Sevilla”, de contenido sentimental. En 1797, Manuel de Godoy, el favorito de la reina María Luisa, lo nombró Ministro de Gracia y  Justicia. Intentó reformar la justicia y frenar a la Inquisición pero apenas duro 9 meses y regresó a a Gijón.Bajo presión de la Inquisición, se le acusó de haber introducido en España un ejemplar de “El contrato social" de Rousseau, y fue encarcelado y deportado a Mallorca (1801). Hasta mayo de 1802 residió en la Cartuja de Valldemosa, donde escribió “Memoria sobre educación pública”. Confinado en el Castillo de Bellver, fue liberado tras el motín de Aranjuez (1808). Con la invasión francesa en 1808, se convirtió en la eminencia gris de la Junta Central de la resistencia de los patriotas españoles en Sevilla. Murió en Puerto de Vega, en 1811.



Ideas económicas. Informe sobre la ley agraria. Fisiócrata y liberal
 Jovellanos cultivó varios géneros literarios (como poesía y teatro) pero sus escritos principales  fueron ensayos de economíapolíticaagriculturafilosofía y costumbres, desde el espíritu reformador del despotismo ilustrado. Entre ellas destacan el Informe sobre la ley agraria, que escribió en una primera versión en 1784 pero que no envió hasta 1787 a la Sociedad Económica Matritense, que la remitió al Consejo de Castilla y que se publicó en 1795. En ella Jovellanos se muestra partidario de eliminar los obstáculos a la libre iniciativa, que dividía en tres clases: políticos, morales y físicos. Entre ellos estaban los baldíos, la Mesta, la fiscalidad, la falta de conocimientos útiles de los propietarios y labradores, las malas comunicaciones y la falta de regadíos, canales y puertos. Para corregir esta situación Jovellanos propone que los baldíos y montes comunales pasen a la propiedad privada, disolver la Mesta, cercar las fincas, y que los arrendamientos estén basados en el pacto libre entre los colonos y los propietarios, además de la limitación de los mayorazgos y la supresión de la amortización eclesiástica o de la eliminación de las trabas sobre los agricultores, además de la reforma de los impuestos.
Estas medidas crearían las condiciones para la constitución de un mercado de tierras, un aumento de la producción y la creación de un mercado nacional unificado que posibilitarían que aumentara la población y su nivel de vida, lo que serviría de base para el inicio de la industrialización.
Ideas educativas.- Ilustrar a los pueblos para que sean felices
Considera Jovellanos que la educación es el fundamento de la felicidad de los pueblos: “para hacer a los pueblos felices era preciso ilustrarlos” , pues la educación es “el primer origen de la prosperidad social” de los estados , al mismo tiempo que base de la virtud y las costumbres sin las cuales “ningún estado puede prosperar, ninguno subsistir” . Con este planteamiento, llega a la muy halagüeña conclusión de que “con la instrucción todo se mejora y florece; sin ella todo decae y se arruina en un estado” . En contrapartida, la causa de todos los males (infelicidad) es la ignorancia: “¿No es la ignorancia el más fecundo origen del vicio, el más cierto principio de corrupción?” .
A esto habría que añadir la reforma de la enseñanza, para hacerla más práctica, dándole más importancia a las materias científicas, y la inversión del Estado en obras públicas.
Ideas políticas.- Los jovellanistas
Recibieron este nombre un buen número de intelectuales españoles opuestos a Napoleón que seguían las doctrinas de Jovellanos, el gran pensador de la Ilustración, muerto en plena guerra de la Independencia.No aceptaron las renuncias de Bayona pero, como los afrancesados, defendían la necesidad de reformas y de una constitución acorde a la tradición española.Tomaban como modelo el sistema político británico. El poder judicial debía ser independiente, pero el poder legislativo y el ejecutivo debían estar unidos, puesto que las Cortes (constituidas por los tres estamentos tradicionales) debían tener también labores en el gobierno.

Fuentes:


GOYA EN PROFUNDIDAD
 
 Goya y su tiempo. Enlaces para preparar una visita al Museo del Prado 
Básicos de Madrid: Goya en el Museo del Prado. Un vídeo que muestra una rápida visita virtual
 Goya en Artehistoria
 Puedes acceder a más información, enlaces y vídeos en el Blog El pasado del tiempo en las entradas:
Entradas en I-spn-ya en el tiempo
 

sábado, 4 de noviembre de 2017

La competencia digital, la lengua de los dioses, el conflicto hispano-catalán y el fracaso educativo


 Resultado de imagen de Big data

Acabo de registrarme para compartir este recurso  relacionado con la adquisición de competencias digitales, el Big data y el Internet de las cosas. No es el futuro, es el presente

Un camino buscando la esperanza de  nuevos argumento para mantener  la ilusión de entrar en el aula y compartir  horas lectivas con los alumnos, el mayor privilegio de nuestra profesión que nos mantiene más jóvenes. Una vía para olvidar y  escapar de los fantasmas del discurso mediocre, incoherente, interesado, segregador e injusto del  bilingüismo encorsetado e impuesto implantado en nuestro sistema educativo al que hacemos el juego  con nuestro silencio y aceptación pasiva, sin atisbo de crítica. Porque se trata de un programa  invasor y parásito  que llega cada vez  a más centros, que apenas tienen más opción que asumirlo, como mal menor o remedio para evitar uno mayor, como  coartada, por motivos políticos, por ignorancia o por las circunstancias de un contexto social muy mediatizado.
 Resultado de imagen de bilingüismo madrid
El presente y el futuro está en las competencias digitales siempre que éstas vengan acompañadas de una formación humanística adecuada, que permita que los valores cívicos acompañen a las nuevas tecnologías y al conocimiento en el viaje por el  siglo XXI. Para ello hace falta recuperar la formación humanística, el estudio de las  humanidades    casi desaparecidas, ninguneadas y discriminadas de hecho en el actual sistema educativo. Me remito a los argumentos de autoridad, los de Umberto Eco, Nuccio Ordine o Mary Beard entre otros muchos que defienden,  que saben  que  de las palabras nace la belleza, el encanto, la comunicación.  De todas las palabras, de todas las lenguas. Y  es por este motivo, la apelación  a recuperar "las lenguas de los dioses"  de las que nacen todas las demás        
  
«Estudiar griego prepara para la vida de tres formas. Primero, porque es difícil. Yo rechazo la tentación contemporánea de la facilidad. La vida no es fácil, para conseguir cualquier cosa hace falta esforzarse; segundo, porque requiere tiempo, lo que choca con nuestra obsesión por la velocidad, por querer preparar una tarta con un tutorial de dos minutos en YouTube; y tercero, porque nos ayuda a conocernos mejor».

Resultado de imagen de la escuela de atenas

Todos los idiomas son hijos de los dioses de la palabra y merecen ser conocidos, hablados, escritos. En ellos está la belleza, la cultura, el conocimiento, el alma de los pueblos el don de la palabra, del pensamiento y de la comunicación.  Tambíén en las  viejas lenguas de esa España vacía e ignorada.

Resultado de imagen de la españa vacia

HOY ES IMPRESCINDIBLE DOMINAR UN IDIOMA COMO  EL INGLÉS, LENGUA ESENCIAL EN LA  COMUNICACIÓN MUNDIAL y con una cultura  espléndida. Pero sin pagar caros peajes en el resto de materias y saberes, en la formación científica y humanística básica e imprescindible y si discriminar nuestra  lengua compartida, igual  sino más universal y  fecunda

 Pondré sólo un ejemplo Que algunos estudiantes pasen por todo  el sistema educativo estudiando   “toda” la Geografía e Historia en inglés y sólo en inglés es una incoherencia irracional, más aún si la misma legislación afirma  la limitación  de utilizar el castellano solo para apoyar el aprendizaje de la lengua extranjera. Una norma que se permite añadir a continuación, que  deberemos  ¡garantizar  que los estudiantes adquieran el vocabulario básico en ambos idiomas! ¿Cómo, sin utilizar el castellano ni siquiera  para el estudio de los mermados temas de Historia de España? Así concebido, no se puede hablar de bilingüismo sino de la colonización parásita de los contenidos de una materia tan importante para  la formación  cívica como Geografía e Historia (por cierto,  habría que saber cómo y qué historia  se está enseñando  en el estado español). Un  bilingüismo que no deja  ni un  hueco para estudiar nuestras leyes y  constitución en castellano.  Todo  ello, perpetrado, aprovechando el complejo de inferioridad lingüística de una parte de la sociedad española.

 ¿Qué “ciudadanos  españoles” saldrán de  esas aulas?  No  sólo los más "selectos" (la mayoría son seleccionado) de la vía bilingüe sino todos: el sistema condiciona toda la estructura organizativa del resto del  Instituto-como por ejemplo  los agrupamientos- y consume la inmensa mayoría de recursos, en detrimento de otras necesidades formativas. Por todo esto, comparto la opinión del filósofo Emilio Lledó:  más que centros bilingües, hacen falta otros que enseñen bien idiomas sin menoscabo del resto de necesidades  formativas. Y menos aún si se trata de  una enseñanza pública que  debe ser un servicio   educativo para todos, para generar igualdad de oportunidades, para potenciar la identidad y  cohesión social -¿nacional?-,para  atender las necesidades y posibilidades de  todos los estudiantes, de todos, por favor- del perfil que sea,  excelentes o  desfavorecidos por los diversos  motivos y circunstancias  socioeconómicas de se crean  cada día.

Sería urgente y necesario conciliar una formación cívica, humanística, científica y tecnológica que aúne lo mejor del legado del pasado con las aportaciones  e innovaciones del presente, una  enseñanza pública que ofrezca los mejores profesionales para enseñar y educar en todos  los saberes del conocimiento, que  permita adquirir las competencias necesarias  para vivir con libertad, justicia y solidaridad en el siglo XXI, que piense en los niños, en los jóvenes, en el bienestar material y espiritual de  nuevas generaciones. El sistema educativo en el que habito–en mi opinión, insisto- está muy lejos de cumplir  estos requisitos. Tal vez por los intereses económicos y políticos creados alrededor de una educación pública más preocupada en el negocio que en el ocio –otium cum dignitate de Cicerón-  más por formar consumidores/ trabajadores que ciudadanos.

Y tal vez por ese motivo, formulo una hipótesis que considero interesante verificar: aunque es un proceso muy complejo en el que inciden muchos factores, creo  que  el fracaso  en la construcción de  un sistema educativo común, compartido, coherente e integrador  ha influido y está influyendo  en la actual crisis política que vive España y en  la deriva del conflicto  catalán en la última década. Hagamos memoria. Hemos perdido mucho tiempo en disputas ideológicas y políticas estériles  que  han convertido al educación en el campo de juego de otros intereses y negocios  ajenos al interés público y cívico. Lo estamos pagando. Hacen falta voces que lo digan, Hace falta que al menos nos quede la palabra. Las palabras compartidas para el diálogo entre generaciones, ciudadanos y sociedades. Las palabras ya envejecidas pero necesarias, las palabras  de una constitución tan manoseada en su nombre como olvidada en las aulas por unas leyes tristes y pragmáticas incapaces de sentir la esencia mágica de la lengua materna y divina  que compartimos.
   

Artículo 3  del Título preliminar de la constitución de 1978: El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Artículo 27 del Título I:   “Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”


Imagen relacionada

domingo, 29 de octubre de 2017

A propósito de la nueva república catalana en vísperas del día de difuntos



Unos parecen en misa, otros levantan el puño. Piensan ir juntos a ninguna parte. Como el escorpión y la rana, no parecen tener elección. Catalanes por fin independientes de otros catalanes, extranjeros de sí mismos. Primero ser catalán, luego ciudadano. Doble pensar: me salto la ley para crear la ley. El Estado de Derecho soy yo. Eso sí, apelando a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad. Pero a la versión de la triada caducada de finales del siglo XVIII que no impedía guillotinar a las mujeres que pedían derechos también para las ciudadanas o que arremetía con violencia a los que engañados entendieron que les ofrecían una auténtica igualdad de oportunidades y de derechos sociales. O la de boquilla que sólo aceptaba la libertad para ricos y capaces, la igualdad como derecho a mantener la herencia de sus mayores a cambio de nada y la fraternidad como compasión filantrópica y benéfica hacia los miserables inferiores por parte de los más listos que utilizaban y parasitaban el estado para sus fines.

Porque la libertad del siglo XVII que pedían los segadores era la libertad para no pasar hambre, para que les dejarán redimirse de los tiranos. Entonces la nación era la tierra y el trabajo con el que alimentar bocas siempre hambrientas de niños de incierta infancia. Seguro que pocos de los presentes que cantan en el Parlament saben que lo que cantan se refiere a un sistema feudal en el que las patrias de los poderosos eran los privilegios de su estamento, que aquellos segadores catalanes afilaban sus herramientas contra sus señores opresores, también catalanes. Que su lucha tenía más que ver con las clases que con las naciones Y seguro que pocos habrán segado en su vida, tal vez ni tenido siquiera una hoz en sus manos, Tal vez no sepan que afiladas son peligrosas, Tal vez, no recuerden a sus abuelos muchos de ellos emigrantes, sin patria, exiliados del sur en búsqueda de horizontes para hijos y nietos. Apátridas como tantos otros que también la perdieron por los monstruos engendrados por el sueño de la razón de patrias y distopías asesinas.

La verdadera patria de aquellos campesinos explotados, era la del derecho a que los dejasen segar con dignidad para poder ganarse el pan. Y antes que castellanos, catalanes o aragoneses eran segadores, trabajadores que cantaban su rebelión. Canciones que años después utilizaron burgueses y señoritos de ciudad ociosos y huérfanos de patria para inventarse una que les diese consuelo frente a la otra patria frustrada de 98, la de charanga y pandereta. Canciones para apagar también las voces de los que anunciaban el fin de la opresión y la redención sin dioses, reyes o tribunos

Si aquellos emprendedores de la marca hispánica hubiesen gobernado España hubiesen puesto letra a la Marcha Real. Pero no les dejaron. O no pudieron O no quisieron.
Y ahora sus sucesores -algunos tal vez sean nietos de aquellos hombres y mujeres del sur- cantan Els Segadors, -himno oficial de una autonomía del estado español- contrá un Borbón, apropiándose del espíritu de aquellos payeses que acabaron siendo reprimidos con la ayuda de otro Borbón al que se acogieron -como los de ahora- los oligarcas de entonces. Siempre los oligarcas apropiándose de los pueblos.


Perdieron los catalanes. Y los españoles, sean asturianos, extremeños, maños o andaluces. Los mismos que ahora perderán. Los súbditos de esa eterna España incapaz de hacerse, esa España muda como su himno, Esa España que no ha sido, ni será. La que es capaz de aplicar el artículo 155 en inglés y sin apenas haberlo leído. La que hablaba catalán en la intimidad, incapaz de seducir, obsesionada por imponer. La que iba bien mientras unos se enriquecían a costa de la verdadera república, la de la justicia y bien común. La incapaz de dialogar y defender su legado, siempre acomplejada. La misma España sin esperanza que ya yacía en el corazón de Larra. La que se llevó por delante una guerra y una dictadura. La que seguimos soñando. Esa amenazada de mutilación a la que hoy -próximo otra vez el día de difuntos- ha sustituido una media república catalana que nace con su disfraz de Halloween, tal vez pletórica de bitcoins pero, a tenor del gesto y pose de sus inductores, hueca de pasión y de verdad. 
Aquí yace media Cataluña. Murió de la otra media.

¡Silencio! ¡Silencio!



sábado, 28 de octubre de 2017

Así se enseña la Historia (1). España, historia inmediata


Me propongo contar a través de una serie de artículos mi experiencia y percepción personal de los problemas que plantea, en general, la enseñanza de la Historia y, en concreto, su relación con la actual legislación (LOMCE) y situación política.

Empiezo con dos citas tópicas/típicas. La primera es aquella que dice  que "toda historia es historia contemporánea". En palabras del historiador Benedetto Croce: 

...porque, por remotos o remotísimos que parezcan cronológicamente los hechos que entran en ella, es, en realidad, historia referida siempre a la necesidad y a la situación presente”.
La segunda se refiere a que "aquellos que no conocen su historia están condenados a repetirla" y se atribuye -entre otros- a Napoleón Bonaparte y al filósofo Santayana. 

Ambas podrían servir de argumento para justificar una buena educación que incorpore los recursos necesarios para  garantizar que cualquier ciudadano pueda acceder  al conocimiento histórico

Y ahora, decidme si estas palabras podrían tener utilidad en el actual momento histórico y político de España

“No hay que derribar lo construido ni hay que levantar un edificio paralelo. Hay que aprovechar lo que tiene de sólido, pero hay que rectificar lo que el paso del tiempo y el relevo de generaciones haya dejado anticuado.
Este pueblo nuestro pienso que no nos pide ni milagros ni utopías, creo que nos pide sinceramente que acomodemos el derecho a la realidad, que hagamos posible la paz civil por el camino de un diálogo, que sólo se podrá entablar con todo el pluralismo social dentro de las instituciones representativas. A todo eso os invito. A quitarle dramatismo a nuestra política. Vamos a elevar a la categoría política de normal lo que a nivel de calle es simplemente normal. Y permitídme para terminar que recuerde los versos de un autor español:

«Está el hoy abierto al mañana
mañana al infinito
Hombres de España:
Ni el pasado ha muerto
Ni está el mañana ni el ayer escritos.»

Resultado de imagen de Suarez en el congreso en 1976

Habla el 9 de junio de 1976 en las Cortes, Adolfo Suárez, entonces ministro Secretario General del Movimiento del gobierno de Arias Navarro defendiendo  la Ley de Asociaciones Políticas. El 3 de julio el rey Juan Carlos le nombra presidente de gobierno y un periodista le pregunta si se siente un presidente legítimo y responde:
Soy presidente del Gobierno conforme a la legalidad vigente, pero sé que la legitimidad solamente la aportan las urnas".
Todo esto tiene un contexto histórico, político y cívico que debería ser objeto de estudio en nuestra enseñanza obligatoria. Tanto para conocer  en qué medida las diferentes generaciones de la sociedad actual perciben -ya en el siglo XXI-  la historia de la Transición "de la dictadura a la democracia" como para  valorar si conocer nuestra historia posibilita evitar los errores cometidos en el pasado



Vamos al aula. En 4º ESO es en  el único curso en el que se plantea el estudio de  la Transición y  la Constitución en  un solo estándar de aprendizaje (una  manera técnica de la neolengua educativa para concretar criterios de evaluación). Hay otro estándar dedicado al terrorismo. En total hay sesenta estándares. Se plantea en el octavo bloque de diez en una historia que desde el siglo XVIII pretende que se estudie toda la historia mundial, europea y española –incluyendo cultura y arte- con la idea de llegar a estudiar hasta “el deshielo del Báltico” y la globalización del siglo XXI. Todo ello, enseñando a través de la adquisición de competencias que requiere más tiempo y una metodología incompatible con la extensión del currículo y la falta de formación de profesores y alumnos. Imposible hacerlo bien, más si eres exigente contigo mismo
Disponemos de tres horas semanales. Envidia sana de otras como los idiomas que disponen de cuatro o cinco más las materias que tengan parasitadas. Muy difícil superar las noventa horas lectivas efectivas a lo largo del curso. Lo normal -por diferentes motivos- es que sean bastantes menos. Además, los estudiantes  tienen una prueba externa de evaluación final en mayo, mes en el que a partir de ahora acaba el curso ya que los exámenes de septiembre serán en junio. Menos tiempo aún.

La mayor parte de profesores no puede llegar con tanto contenido y tantas actividades extraescolares y formativas que aquí no voy a enumerar. Muchas, por cierto, muy interesantes e imprescindibles pero que restan horas lectivas para abordar los estándares (algunos imposibles u oníricos) que nos piden. Y no mencionemos la elevada posibilidad de una ratio próxima o superior a los 30 y la exigencia de todo tipo de actuaciones individuales que pueden ir desde alumnos extranjeros recién llegados que desconocen el idioma, Acnees (necesidades educativas especiales, TDAHs (déficit de atención e hiperactividad) o dislexias que cada vez son diagnosticadas con más frecuencia. 

 Además, en la Comunidad de Madrid se implanta/impone que en las cada vez más predominantes secciones bilingües los estudiantes de está vía de excelencia aprendan la Geografía e Historia -en todos los cursos- exclusivamente en inglés, incluida la historia de España. Y sin posibilidad de utilizar el castellano más que como apoyo al proceso de aprendizaje de la Lengua extranjera. Eso sí, de manera surrealista, más adelante se nos dice que “…a lo largo de la etapa se procurará que los alumnos adquieran la terminología básica de las materias en ambas lenguas”. Increíble. No podemos tocar el castellano pero deben adquirir el vocabulario básico también en su idioma materno que "en ningún caso debemos utilizar para enseñarles ni siquiera la historia de su pueblos. Confiamos en que que para conseguir tamaña proeza dispongan en casa de abnegados padres y abuelos (y madres ya abuelas) que colaboren en la causa. De otra manera, que nos digan cómo hacerlo. Ni siendo un replicante.

En definitiva, en el mejor de los casos los estudiantes de la ESO es posible que no dispongan más que de una o dos horas lectivas para estudiar la Transición y nuestra amada constitución. Y el riesgo elevado de que el tema se quede sin ni siquiera mencionar. Al menos, en mis tiempos mozos de los años ochenta, aquellos con quiénes compartía partidos de fútbol los fines de semana, eran capaces de responder a la pregunta de quién gobernaba antes de Franco: "Pues ...los Reyes Católicos" contestó uno. Y no le faltaba razón.

Conclusión/hipótesis razonable número 1.-  Nuestros estudiantes -futuros ciudadanos del estado español- acaban la ESO con grandes posibilidades y un enorme riesgo de ignorar su historia reciente o en el mejor de los casos,  tener una idea simplemente superficial olvidable en poco tiempo.
Conclusión/hipótesis razonable número 2.Valoren si la anterior hipótesis es importante o puede ser un factor a tomar en cuenta en relación con la crisis política que atraviesa España desde la crisis económica de 2008. Y en qué medida, el enorme desconocimiento de la historia de España revierte en enormes posibilidades de manipulación y contribuye  a una creciente falta de cohesión social en este Estado español nuestro.
Conclusión/hipótesis de investigación número 3.- Y para completar este análisis,sería conveniente investigar cómo se ha estudiado y se está estudiando historia en Cataluña y en otras comunidades autónomas dentro de  nuestro sistema educativo de taifas. Esa será otra lección de historia


sábado, 21 de octubre de 2017

Peligro y salvación

"Allí donde crece el peligro crece también la salvación».
Hölderlin (1770-1843), poeta alemán que fusionó clasicismo y romanticismo

Resultado de imagen de Holderlin libro

Gran parte de los actuales problemas de la sociedad española parten de una deficiente educación cívica y política (en el mejor y sentido moral de la palabra) que, o bien  ha sido ignorada o bien se ha utilizado como propaganda política (en el peor sentido inmoral del término).

La educación es necesaria, originaria y esencialmente política. Lo que antes se definía como  “el arte de gobernar, dar leyes y reglamentos para mantener la tranquilidad y seguridad públicas, y conservar el orden y buenas costumbres (RAE 1837 y 1939). hoy es “el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados, la actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos, la del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo”. Y qué asunto público más importante –junto a la sanidad, la justicia y el bienestar- que la igualdad de oportunidades educativas para garantizar los derechos, deberes y la cohesión social y solidaria de los ciudadanos

Educar es algo más que enseñar. Es también socializar. Es comunicar y compartir el significado de las palabras. Un par de vídeos contraponen o ponen en contacto dos puntos de vista sobre lo que pasa. Son también perspectivas desde diferentes generaciones, educadas en momentos muy distintos. Aunque se trata de opiniones muy distintas, ambos testimonios coinciden en algunos aspectos y no son excluyentes. Todo pasa por eliminar simplificaciones y superficialidades y llegar  a un acuerdo de qué sujeto es ese al que ambos llaman "gente".  Para ello, tal vez tengan que ver juntos  Las uvas de la ira que une a Steinbeck y Ford en ese final de película en el que "Madre" dice "saldremos siempre adelante porque somos la gente"
Saber quienes somos, buscar lo compartido y común fundamenta la posibilidad de recuperar un nuevo consenso. Porque hay salidas. Sólo hay que buscarlas. Optimizar "el efecto mariposa" para que juegue a favor de la convivencia pacífica. En cualquier pequeño/mínimo  cambio de actitud, en cualquier decisión o esfuerzo  puede estar la solución. Tal vez haga falta un Empédocles que se  arroje al Etna y que antes nos exhorte para que tomemos conciencia y madurez política, para que nos demos cuenta de que no hay manera de que nos ayuden si no nos ayudamos a nosotros mismos. 
Todo pasa no por no seguir como hasta ahora  politizando  la enseñanza, sino introducir en la educación pública una verdadera educación cívica, política y ciudadana  necesaria para que la gente salga adelante

Nos lo dijo el poeta: dónde está el peligro también allí está la salvación.



 Soy Isaac Parejo (enlace a vídeo)